La diferencia está en el orden: exhibidores

En Blog

Siendo una de las piezas estructurales más fabricadas en los últimos años, gracias a la importancia que ha tomado la forma en la que se venden los productos, la adquisición de exhibidores se ha convertido en motivo de preocupación para las grandes empresas que día a día debe resolver los retos que le presentan sus competidores, con el objetivo de mantenerse en la mejor posición dentro de la carrera por acaparar el mercado. Puede encontrarlos ya fabricados en diferentes tamaños y colores hasta algunos diseños más personalizados para los clientes que quieren colocar su imagen o marca a esta estructura.

En Diacrílicos contamos con estos elementos de exposición que se utilizan para promocionar de la mejor forma nuestros bienes y servicios. Manejamos la mejor producción de acrílicos de la ciudad, siendo un material con el que creamos diferentes productos que comercializamos en nuestra empresa.

Es muy usual que estas piezas o estructuras se encuentren en mayor medida en establecimientos comerciales como tiendas, supermercados, almacenes, etc. Cada uno de ellos, como puede notarlo está diseñado para estimular los sentidos de los consumidores motivando su intención de compra hacia uno u otro producto.

Elegir o diseñar el mejor exhibidor sin lugar a dudas nos dará la ventaja competitiva en relación con nuestros rivales, ya que estas estructuras van en función de persuadir al cliente en observar los productos que en ellos se exhiben con la cualidad de llamar la atención del mismo por su diseño y no por el empaque o la presentación del producto. Pero como expertos que somos, podemos decirle que no sólo basta con tener los mejores exhibidores, sino que también es indispensable la forma en la que organiza dichas estructuras y cómo dispone los productos en ella.

Al conocer el comportamiento de los clientes y estar siempre pendientes de ellos dentro de nuestro establecimiento, nos permite conoce sus conductas a la hora de comprar y nos permite innovar constantemente la forma en la que estamos exponiendo nuestros productos, lo cual a la larga marcará una diferencia decisiva al momento de revisar cómo van las ventas.

Es habitual que cuando un consumido llega a un negocio pequeño va con lo que necesita comprar en su mente, pero la realidad es que muy seguramente no tenga definida la marca o el precio que estaría dispuesto a pagar por dicho producto y lo que finalmente termina motivando su compra está dentro de la vitrina o mostrador que elegimos para nuestro negocio.

Por ellos la colocación de estos exhibidores es fundamental para que los compradores puedan ver además de lo que necesitan comprar algo que quieren comprar pero que no pensaron en hacer. Aprovechar la mayor superficie de nuestro negocio para hacer las exhibiciones es una gran idea, claro está, sin perder de vista que la organización debe ser armoniosa y no puede obstaculizar el flujo de los clientes mientras caminan por todo el almacén.

Por medio de esta organización podemos lograr uno de los objetivos que tenemos todos los que trabajamos en el área comercial: generar ventas. Esto se logra en el momento que conseguimos persuadir al comprador de no solamente hacer su compra “programada” sino cuando incitamos su compra “impulsiva”, aquella que no pensaba comprar pero que gracias a nuestras estructuras de exhibición y a la forma en la que se organizaron los productos.

Como primera medida debemos mencionar que es importante evitar que nos falte el stock de productos en nuestro exhibidor. Lo más probable es que el cliente este buscando una marca determinada y al no encontrarla se retire sin hacer la compra o se lleve otro producto que no conoce por el afán de comprar lo que necesita. Esto sin duda causará una mala experiencia al consumidor pues de inmediato pensará que todo en el local esta desorganizado y que incluso, no tenemos los productos que quisiera.

La siguiente forma de cautivar al consumidor con nuestros exhibidores, es mantener un control constante de los elementos que tenemos allí a la vista de todos, mirando si les hace falta alguna parte de su envoltura o empaque, si está dañada, si le falta alguna etiqueta o si solamente se encuentra sucio. Si al realizar esta observación nota que tiene uno o más productos con estas características, es importante que sean retirados del espacio inmediatamente, esto puede darle la impresión al cliente de que somos descuidados o de que lo que vendemos es de mala calidad.

Las sugerencias que dan los expertos en cuanto a la organización de productos en estas estructuras, es colocar los que son de mayor tamaño y peso en la base, para que le brinden mayor soporte y estabilidad; los que son de mayor rotación deben ser ubicados en los puntos donde se vea más flujo de personas o clientes, que acompañen todo su recorrido por la tienda. En los pasillos, en donde comienza el exhibidor debe poner los productos que menos ventas han representado, ya que este es un punto muy valioso lo primero que los compradores verán al ingresar.

Debe renovar esta área con regularidad, por los menos cada 15 días, usándola además para destacar las novedades que ha llego, incorporaciones, productos muy rentables o explorar de una manera más efectiva las fechas comerciales como la navidad, el día de la madre, San Valentín, etc.

Cuando hacemos esto en los exhibidores aprovechamos varios factores como el de generar ventas adicionales conseguidas por medio de otros canales, utilizando el impulso de compra por ser una fecha especial y de la misma forma la presentación de nuevos productos.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario