Domos en acrílicos: las cúpulas más resistentes para sus proyectos

Para algunas personas estas enormes piezas curvas aparecen en la historia cuando llega la edad media, en donde se hacían construyendo grandes edificaciones que en su parte final se cerraban con una gran cúpula como techo. Lo que muy poco saben es que estas, surgen en diferentes etapas y tiempos, incluso en la misma naturaleza, hasta llegar a lo que conocemos hoy en día, fabricando domos en acrílico.

Estas fascinantes estructuras provenientes, en su actualidad, de los desarrollos en la arquitectura, son construcciones atrayentes que gracias a su funcional diseño se emplean para cubrir grandes espacios que van a ser destinados como áreas de concepto abierto en la que se necesita o requiere de una entrada de luz natural, que permita el desarrollo de diversas actividades.

Lo que muy pocos saben es que estas cúpulas han sido creadas y reproducidas por la arquitectura, de uno de los conceptos más naturales de vida y que se relaciona con el nacimiento. Estamos hablando del embarazo. En esta etapa cuando la mujer tiene la posibilidad de crear un ser humano, se presenta una de las primeras cúpulas que podría decirse vio la humanidad.

La forma circular y cóncava del vientre de una mujer en estado de embarazo, causó una gran fascinación y llamó la atención de los hombres, pues al tener esta forma permitía que el bebé pudiera acomodarse y crecer de manera adecuada; esto los llevó en años siguientes a pensar en desarrollar estos modelos para las edificaciones y construcciones de la época.

Pero no sólo este es un ejemplo de los domos que podemos encontrar en la naturaleza, pues también están las cascaras de huevo, que en su primera instancia protegen a los embriones de cualquier agente externo, aún con las membranas y tejidos blandos que la componen interiormente.

Lo que llamó la atención de la naturaleza del huevo es que al tener forma de cúpula en sus extremos estos eran de gran resistencia. Si se intenta quebrar un huevo por una de sus puntas le resultará una tarea difícil. De igual manera estos domos se pueden apreciar en los caparazones de algunos animales que las usan como hogar y que cuentan con una gran protección.

Por este motivo se ha empleado desde tiempos muy antiguos, para ser uno de los puntos arquitectónicos más interesantes de una construcción, desde las civilizaciones del periodo clásica, las de la edad media, el periodo de la iluminación, neoclasicismo hasta nuestra época contemporánea, en donde se realizan domos en acrílico.

Desde su aparición en las construcciones de la arquitectura clásica, se ha consolidado como uno de los referentes de una de las geometrías más bellas. Estas cúpulas colocadas sobre columnas en forma de cilindros, se establecieron como edificaciones de gran resistencia, que se utilizaron para la construcción de magnos templos que a lo largo de la historia han sido admirados por su maravillosa y bella arquitectura que se han constituido como importantes monumentos.

Ejemplos de estas piezas estructurales son: la Basílica de Roma construida entre años 326 hasta el año 1626, el Taj Mahal de la India edificado entre 1631 a 1654, La Mezquita Azul de Estambul constituida en un periodo de 8 años desde 1609 hasta 1917 y los arcos que se hacen parte del diseño del Acueducto Romano en Segovia España construidos en la segunda mitad del siglo I.

Siguiendo esta línea de tiempo, podemos encontrar las edificaciones que construían las personas que habitaban en los extremos de la tierra y que aún conservan esta tradición. Se trata de los iglús que son utilizados por los esquimales, pobladores de los polos helados de nuestro planeta. Estas figuras geométricas se empleaban para la construcción de sus viviendas, que al tener esta forma eran más resistentes. Seguramente si hubieran sido diseñadas de forma triangular o cuadrada como muchos de los techos hoy día, no hubieran resistido las fuertes corrientes de vientos helados ni los constantes derrumbes de nieve.

De hecho en un periodo de mayor avance tecnológico se consideró a esta forma como la más adecuada para el diseño de una de las construcciones más importantes del mundo científico y  de la Astronomía. Se trata del telescopio considerado el más grande del mundo localizado en Cerro Amazones, Chile, que pesará más de 5 mil toneladas y tendrá una altura aproximada a los 80 metros con una cúpula de forma semiesférica con un diámetro de 100 metros. Dentro de esta, al interior, se podrá encontrar un espejo de una medida cercana a los 42 metros de altura.

En nuestra sociedad contemporánea, existe uno de los referentes más impresionantes del uso del domo para las construcciones moderas. Estamos hablando del “ojo de la tormenta” ubicada en Estados Unidos. Esta vivienda posee una de las cúpulas más famosas del mundo, ya que pudo resistir una de las tormentas más fuertes registradas en la historia del país anglosajón, sin que nada le sucediera, mientras que las otras edificaciones a su alrededor quedaron completamente destruidas.

Como puede ver, en este contenido le hemos entregado a través de diversos ejemplos, la razón por la cual la construcción con estas figuras geométricas es una buena inversión y alternativa para conseguir espacios seguros y de gran resistencia. Diacrílicos maneja un diseño insuperable para la fabricación de domos en acrílico, los cuales se caracterizan por ser eficientes y estructuralmente más fuertes, en comparación con las demás que puede encontrar en el mercado. No dude en contactarnos para hacer su cotización. Aquí lo estamos esperando.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario