¿Conoces uno de los trofeos más antiguos del mundo?

Los trofeos son elementos que se han usado a lo largo de la historia que que han dejado una huella marcada en la civilización para las próximas generaciones, pues han sido estas las encargadas de mantener vivas algunas tradiciones deportivas y culturales que son premiadas bajo estos modelos.  Por ello no es de extrañar que exista uno tan antiguo que seguramente no conozcas y Diacrilicos te lo quiere presentar.

Sin embargo es muy importante que sepas que no se trata de la copa del algún mundial de fútbol que conozcas hoy en día, sino que se trata de una muy diferente. Su origen es muy curioso y ha sido denominado el trofeo con más antigüedad en el mundo.  Se trata de la “Copa Murature”, que ha sido codiciada por cientos de personas  y que fue diseñada por una joyería argentina muy influyente hace más de un siglo, pero que fue retomada nuevamente en los años 70 por un fabricante chileno en su taller y que hoy en día es entregada al mercado.

Este galardón se considera “el que tiene más clase” dentro del mundo del fútbol y fue creado en el año de 1916 en uno de los hornos dispuestos en Casa Escasany, una joyería distinguida de Buenos Aires que fue reconocida como una de las más importantes en el país, llegando a generar empleos para 1.500 personas y con sucursales en diferentes provincias argentinas. En pleno desarrollo económico, este taller que lleva el nombre de los hermanos Escasany había recibido un encargo más que importante.

Este provenía del Ministro de Exteriores de Argentina para la época, quien solicitaba una copa para donarla a la Confederación Sudamericana de Fútbol conocida también como la CONMEBOL, dando origen de esta forma a uno de los trofeos más famosos del mundo. Esta Copa Murature, nombre que recibió este codiciado galardón fue entregado por primera vez en el Campeonato Suramericano de Selecciones en el año de 1916 y se considera el título más antiguo del balompié así como el que han sido menos modificado a lo largo de la historia, conservando casi intacto su diseño original.

Algo que debemos mencionar sobre este diseño de los hermanos Escasany es que era muy elegante dado el trabajo de orfebrería que llevaba,; lamentablemente para la familia su negocio quebró en el años de 1978 debido a las pérdidas que se generaron por causa del contrabando de joyas que cada día era más latente en la Argentina del presidente Videla. Por esta razón, las joyerías en su mayoría tuvieron que cerrar sus puertas, pues además temían por las represarías que podían tomar los contrabandistas en contra de su negocio o de sus propias familias.

Pero este trofeo no podía desaparecer con los años, por esto un taller chileno decidió en los años 70 recuperar de alguna manera la codiciada copa, fabricándola de manera artesanal por completo, bajo la batuta de la empresa Milled (nombre del taller). Este negocio era muy familiar y por ende se logra comprender el por qué fueron tan exquisitos con los detalles. El entonces mandatario de la CONMEBOL, Nicolás Leoz, durante una estadía breve en Chile le comentó a un taxista si podía indicarle sobre un taller donde se consiguieran llaveros y medallas con el fin de entregarlas en un campeonato que por esos días se celebraba en la ciudad.

Por pura casualidad, fue la esposa del taxista quien llevó al mandatario al taller, pues ella era empleada de Milled. Este era uno de los más grandes de toda la zona y llevaba funcionando desde 1948. Al conocer al dueño del negocio, Nicolás decidió entregarle la tarea de realizar el elemento de premiación de la Copa América. Desde entonces la CONMEBOL conservó una comunicación y relación estrecha con el negocio, siendo más adelante el fabricante de la Copa Libertadores.

Para la elaboración de la Copa Murature se requirió de un equipo de 15 personas que intervinieran en su creación, diseño y producción. Para los materiales se definió al cobre como el principal, algo que era muy lógico teniendo en cuenta que Chile es uno de los mayores productores de este metal. Durante 45 días, todo el equipo trabajó  en las piezas, cortando el cobre, haciendo los cincelados con ornamentos de estilo helénico. Tras haber completado un proceso minucioso de pulido, la copa es sumergida en plata y debido a su brillo se consideró que este sería uno de los trofeos “joyas” del mundo del fútbol.

La copa con su color plata, tiene una capacidad aproximada de 7 litros, luego se une con una base de madera sólida que está conformada por 3 anillos, recubiertos todos por cuarenta y tres placas de oro que recuerdan a los grandes que han tocado la gloria a lo largo del desarrollo de la Copa América. Un verdadero tesoro de la historia del fútbol, algo que solo un verdadero conocedor y amante del deporte sabría.

Pero ahora usted también lo conoce y sabe que antes de la Copa Mundial de Fútbol, existió otro de los codiciados trofeos del balompié considerado como uno de los más antiguos y que todavía se tiene la suerte de encontrar.  Como este taller chileno, Diacrilicos también pone todos sus esfuerzos en crear piezas únicas y exclusivas para nuestros clientes con el fin de ser el galardón que requieren para sus eventos. Si está interesado en conocer nuestro catálogo de productos puede ingresar a nuestra página web y consultar lo que desee.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario